gracias 2018

Y cuando parecía que la vida no podía sorprenderme más llegaste tú, 2018, y me dijiste: “siéntate, querida, que voy a contarte algunas cosas.”
En realidad podía haberlo visto venir. Empecé al año llevando a cabo un plan B que resultó ser muchísimo mejor de lo que cabría esperar. Con luna roja, sin uvas, con lágrimas, música y declaración de intenciones. Con un viaje al pasado que llegó para instalarse en un presente lleno de cambios.
Resuenan las palabras de alguien que apareció en mi vida en el momento justo. “Necesitas enraizarte, mi amor”. Y en ese momento no le entendí. Siempre he buscado justo lo contrario: marchar, volar, desapegarme, ciclos fugaces. Pero la gente no aparece por casualidad. Tardé meses en entender qué me estaba diciendo. Pero lo entendí. Lo entiendo ahora.

Mi miedo desapareció, mi plan favorito sigue siendo improvisar, he aprendido a saltar confiada. Porque si nos hacemos daño encontraremos la forma de curarnos, como tantas otras veces. Pero el salto, el tiempo en el que no hay gravedad, merece la pena.

Este año me he manchado las manos de tierra, de plastelina, de tinta, de harina, de pintura. He saltado en camas elásticas y castillos hinchables. He visitado pocos bares. He subido a menos aviones que el año anterior. He celebrado que mi persona favorita vaya a cambiar -oficialmente- las vidas de un montón de mini seres. He viajado en furgoneta. He escuchado podcasts -más de los que existen- para paliar las horas de tren. He dado la bienvenida a nuevos seres llenos de ganas de vivir y he visto a madres preciosas. He sentido emociones que no formaban parte de mi manual de supervivencia. He sido más consciente. He querido mazo. Me he sentido bien querida. He vuelto loco al algoritmo de spotify. He aprendido palabras como tractocamión o amarillo auto. He tenido más dudas que nunca sobre el futuro, sobre mi misión en el mundo. He tenido visiones cristalinas sobre dudas de capítulos anteriores.

Pero llega un nuevo año y parece que hay que completar la lista de propósitos. Puesto a no cumplirlos, voy a cambiarla por una lista de deseos. A 2019 le pido salud, paciencia, luz, calma, amor. Le pido libretas para poder escribir muchas historias, carretes y tarjetas de memoria para seguir haciendo fotos, millas para poder seguir descubriendo qué pasa fuera de mis 4 paredes. Le pido seguir trabajando con gente que cree en la libertad y en la creatividad y le pido también nuevos retos y nuevas caras. Le pido seguir jugando con plastelina, seguir cambiando enchufes a 4 manos, seguir ilusionándonos con cosas que son solo nuestras. Le pido pensamiento crítico y consciencia, que pensemos más antes de comprar, que nos hagamos preguntas sobre si realmente es necesario seguir ensuciando así el mundo. Le pido menos sufrimiento animal. Le pido también que dejemos de asustarnos ante esta revolución en la que las mujeres hemos dejado de callarnos, en la que muchos hombres han encontrado su lugar, porque esto va sobre igualdad. Le pido menos miedo, más sororidad, más abrazos, menos faltas de respeto, menos normalizar situaciones peligrosas. Le pido que todas pidamos más y mejor.

Feliz despedida y muchísimo mejor inicio de año.

  1. Marta

    ¡Te deseo lo mejor para este 2019! Feliz año

    Responder

  2. Hilda Rdz

    Hola,tengo 20 años y soy de México. Me junte con chavo para alejarme de los problemas que había en mi familia y no fue por amor y hasta ahora lo entendí,el chavo me lastimó demasiado en diferentes aspectos,me robó dinero,me quito muebles,me golpeaba y me insultaba,gracias a Dios y a mi familia salí de ese laberinto sin fin. He visto publicaciones sobre personas famosas de todo lo que han viajado y han hecho durante el año pasado y me quedé pensando en todo lo bueno que había tenido en este 2018 a pesar de lo que me pasó, me puse triste, de respetente me vino todo lo bueno que he hecho y son demasiadas,he logrado tanto, y lo mejor de todo es que Dios me permitió un año más,me permitió estar con mi familia, ir a un concierto, leer más y escribir más, creer sobre mí y el poder que tengo de mí misma,aprendí desmasiado,aprendí yoga,fui a cursos de bordado,aprendí a meditar,y conocí a mujeres maravillosas en un curso con una Yogui,he tenido amor y palabras alentadoras de amigos y mi familia y he aprendido ha dar las gracias de todo lo que me ha pasado,muchas gracias por éste escrito y darnos más motivación a tus lectores. ¡Feliz año nuevo!
    Te deseo lo mejor,paz,amor y felicidad,te quiero mucho. ❤️

    Responder

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *