Miércoles

El miércoles hice SUP. Que así de primeras no parece un notición. Pero hay más: el miércoles -un miércoles cualquiera- mientras hacía SUP vi unas cuantas medusas. Y aprendí a diferenciar las vivas de las muertas. Cosa que no sabía.

Y ese descubrimiento me llevó a otro pelín más profundo: la fuerza que tiene el miedo.
No tengo muchos superpoderes, pero uno de los que sin duda tengo es el del equilibrio. No suelo caerme de la tabla, pero -y este pero es importantísimo- me caí todas las veces en las que vi una medusa. Cuando me centraba en disfrutar del mar, del sol y de las olas todo estaba bien. Ni una caída. Pero el miedo a caerme encima de ellas fue lo que me hizo caer. Parece obvio, pero a mí me tuvo entretenida un rato. La moraleja la dejo a vuestra elección.

Otra de las cosas que hice el miércoles fue alucinar con la cantidad de basura y plástico que apartaba con el remo. Es acojonante. No creo que seamos conscientes de todo lo que estamos arrojando al mar. Ni de dónde empieza todo esto. Pero deberíamos romper con algunas de nuestras rutinas. Esta es una buena manera de empezar.

Y ojo, que hice más cosas. Me pegué un pequeeeeeño golpe al intentar un headstand en la tabla. Aprendí a remar más rápido. Descubrí cómo generar remolinos con el remo y me quedé observándolos hipnotizada. Respiré sentada en la tabla, lejos de todo. Me reí much(ísim)o y me alegró el día ver a mi partner de aventuras gritar de puro feliz.

Y todo esto pasó un miércoles cualquiera. Y quería escribirlo para que no se me olvide. Porque antes, hace un par de años, los miércoles no eran así. Antes pasaba muy poco tiempo fuera de una agencia y, de haber seguido así, no habría descubierto todo lo que descubrí el miércoles.

Leave your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *